domingo, 17 de mayo de 2015

año de cambios

Muchas cosas cambiaron desde la última vez que estuve por aquí. En primer lugar, me recibí. Con mucha emoción y sacrificio, logré terminar mi carrera. A lo largo de mi vida, no me fue fácil encontrar un rumbo con la profesión. Muchas cosas me gustaron y las intenté, pero luego la realidad no colmaba mis expectativas. Es así que pasé por un par de carreras en la universidad hasta que alguien me dijo que si tenía tantos intereses (que yo consideraba más hobbies que profesión) que tomara uno y lo hiciera mi vida. Es así que dejé media carrera de ingeniería para dedicarme a la literatura. Durante cuatro años tuve más constancia que en toda mi vida y hoy tengo mi título de docente. Si bien sigo en mi otro trabajo, tomé unas horas en un colegio y confirmo que no me equivoqué de rumbo.
Por otro lado, me mudé. O nos mudamos, mejor dicho. Luego de mi separación, encontré una pareja con la cual estoy super feliz y con la que proyectamos una familia. Así que los tres (Oli incluida) decidimos dejar el departamento y mudarnos a un ph con patio, terraza y parrilla en un barrio muy tranquilo, sin edificios y con muchas plazas. La mudanza fue hace una semana y todavía la casa está llena de cajas y bolsas. Fue mucho estrés y esfuerzo. Pintamos todo antes de traer los muebles y estamos muy cansados. Pero vale la pena. La parrilla, los mates al aire libre y ver a Oli jugar en el patio, lo confirman.
Retomé  el tejido. Aprovecho los viajes en tren a la escuela y el tiempo de más que tenemos de viaje al trabajo para usar las agujas. Además de  todas las cosas lindas que quiero hacer para la casa nueva.
Tengo muchas ganas de retomar este espacio y de contactarme nuevamente con todas esas amigas que conocí estos últimos años.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada